Al encuentro con la Madre Tierra, donde late la cultura andina

Al encuentro con la Madre Tierra, donde late la cultura andina

Con el alma llena de agradecimientos y pedidos, regresamos año a año a San Antonio de los Cobres a honrar a la Pachamama... el inicio es en esta localidad para todo un mes de celebraciones, mientras que nos preparamos para cerrarla en Tolar Grande.

08.08.2017,
pachamama, San Antonio, Cobres, turistas, turismo, sagrada, punaEl Turista PeriodicoAl encuentro con la Madre Tierra, donde late la cultura andina

El sábado 5 de agosto, arrancamos bien temprano, desde Salta Capital. Un numeroso grupo de invitados especiales, gente de prensa, turistas, funcionarios y organizadores de este evento, con destino a San Antonio de los Cobres, a vivir la 22ª Fiesta Nacional de la Pachamama. La comitiva estuvo dispuesta en diferentes vehículos, colectivo, mini vans y vehículo oficial del ministerio de Turismo de Salta.

El Turista Periódico, no podía estar ausente, así que nos acomodamos para compartir un entretenido viaje con amigos como: Nestor Troncoso, reconocido fotógrafo del medio que supo impregnar pupilas con los paisajes de Salta y permitirnos viajar en cada sesión fotográfica. También seducida por el llamado del espíritu ancestral, fue de la partida la Lic. Andrea Goldfeder, especialista en recreación turística, y capacitadora del Ministerio de Turismo de la Nación, junto al Sr. Javier Arias, director de Relaciones con los Municipios. El camino se presentó esplendido durante todo el recorrido y las imágenes comenzaron a hablar por sí mismas.

La primera parada fue El Alfarcito, paraje conocido por la imponente obra solidaria llevada a cabo por el recordado Padre Chifri, quien dejó un legado de sabiduría y entrega.

Allí fuimos recibidos, por los lugareños, quienes además, reciben a diario a los pasajeros del Tren a las Nubes, donde paran a desayunar y conocer el lugar, camino a San Antonio de los Cobres donde abordan el Tren para la travesía final.

En la explanada de la Iglesia el Padre Walter Medina, nos dio a conocer detalles de la obra que el ahora continua, seguido de la bendición a los viajeros y finalmente acompañado por copleros que al sonar de sus coplas y cantos, colmaron los espíritus de energía pura, de tradición y fe al mismo tiempo. Agradable el desayuno con sabores auténticos, mate cocido, pan casero y dulce artesanal.

Continuamos viaje, el destino nos generaba emoción. Un BIENVENIDO A SAN ANTONIO DE LOS COBRES, resaltaba en el frente de un cerro, y así las pupilas de nuestros ojos se llenaban nuevamente de la intensa luminosidad, que cristalizaba los cardones guardianes de tanta belleza.
Al llegar al Hotel de las Nubes, una coplera colmada de sahumerios recibió a la mini vans de Turismo y procedió a sahumar y sahumarnos, dándonos la bienvenida al pueblo, desde donde arranca el mes de la pachamama. El encargado del Hotel nos dio su bienvenida también e invito a un lunch con variedad de fiambres y queso de cabra, acompañado por licores de la zona preparados con hierbas locales... El día se preparaba con todo y la algarabía de la ceremonia a la Pachamama cobraba fuerza.

El Mercado Artesanal del Pueblo, un lugar imperdible, lleno de obras maestras, tejidas por manos locales, y también de productos de cerámica, pinturas y relieves auténticos de la zona. Aquí nos encontramos con Azucena, ella, siempre dispuesta a mostrarnos todo lo que el pueblo brinda, una Guía de turismo autentica que hace que cada piedra te grite volveee...!

Azucena junto a las tejedoras nos mostraron como es el proceso del tejido, desde que se esquila la oveja, o llama, hasta que se realiza el proceso de teñido e hilado, incluso el paso por el bastidor o telar para el armado de las prendas. Todo natural, digno de inspiración, de valor y trabajo autóctono.

Luego vino el turno del almuerzo de camaradería, estuvieron presentes autoridades de las comunidad Coya, el Sr. Miguel Ciares y Teofila Urbano, quienes año tras años son los encargados de llevar adelante esta celebración; también el Intendente de esa Localidad el Sr. Leopoldo Salva.

Y llego el momento de la ceremonia sagrada, todo dispuesto a la orilla del mojón, comida, bebidas, cigarrillos, hojas de coca, nuestros sueños, nuestros agradecimientos, el trabajo, la salud, la paz, gente de todos lados, prensa, lugareños, turistas, todos presenciando un ritual ancestral de profundo arraigo para los pobladores de las regiones andinas y para todos los que creemos y honramos a la Madre Tierra. Hora de desenterrar lo enterrado y hacer una nueva ofrenda…

El tiempo de la ofrenda es el tiempo del hombre, que hace y deshace sueños, que trae lo vivido y lo renueva, con mente y corazón, agradeciendo a la tierra, que comparte con sus animales un tiempo de bondad y entrañable unión, que envejece sintiéndose joven, porque el hombre de la puna nace y muere con la Pacha.

31 de agosto cierre de la Fiesta Nacional de la Pachamama en Tolar Grande. Solo tienes que vivirla...

8 0